Aportación de Padres o Asociados

Actuación ante accidentes caseros


Os adjuntamos unas medidas de prevención y normas de actuación frente a los denominados “ACCIDENTES CASEROS” más frecuentes y los relacionados con los riesgos posibles del verano, que nos propone nuestra compañera Isabel, que colabora con SAMUR

¡! SOBRE TODO: QUE NO NOS HAGA FALTA ¡!!!

1.- INGESTIÓN DE PRODUCTOS “CORROSIVOS Y/O TÓXICOS”.
Ante la ingesta “accidental” de este tipo de productos (limpiadores, desatascadores, pegamentos,…etc) y, previa llamada al 112, si la persona esta consciente ( inconsciente, NO DAR NADA), se le puede dar clara de huevo. Éste producto es un “poderoso neutralizante natural”, de modo que evita las quemaduras y abrasiones internas, que provoca el producto corrosivo, neutralizando sus efectos nocivos en nuestros órganos (esófago, estómago, … ) En caso de ingestión accidental de productos corrosivos, NUNCA  se debe provocar el vómito ( salvo profesionales sanitarios), ya que ello conlleva que nuestros órganos sufran un doble proceso de abrasión ( al ingerirlo y al vomitarlo). Si se vomita tras haber tomado la clara de huevo, evitaremos las quemaduras de “expulsión” y reduciremos la de la ingesta.

2.- GOLPE  DE CALOR.
En estos casos, es preciso poner a la persona, lo antes posible, a la sombra, y si es un espacio fresco o refrigerado, mejor. Se le dará de beber poco a poco (no bebidas alcohólicas). Habrá que ponerle a la persona ( tanto niño, como adulto) hielo ( envuelto en una gasa, o en su defecto, una camiseta, o prenda, que tengamos a mano) en las axilas e ingles. Y mojarle la cabeza con agua. Si la persona, a pesar de todas estas medidas refiriera dolor de cabeza, nauseas, mareos, debilidad,…se llamará al 112.

3.- ANTE UN POSIBLE INFARTO
Bien, como medida “preventiva”: tengamos siempre en casa (y si es posible, en el bolso, cartera, etc.) una aspirina. Algo tan sencillo, puede ser “vital” en un instante de nuestras vidas. Si notamos, o alguien cercano a nosotros, nota los síntomas más característicos de un infarto (dolor en el pecho, a la altura de la boca del estómago, dolor en el brazo izquierdo, dificultad al respirar,..) al tomarnos una aspirina, en ese mismo momento, estaremos reduciendo e incluso evitando, un posible infarto. La aspirina actúa como vasodilatador y, con ello, facilita “el trabajo al corazón”.  En el caso de que esos síntomas, a los que he aludido, no provengan de un posible infarto, sino de una crisis de ansiedad, por ejemplo, no pasaría nada si tomamos la aspirina. Es obvio que, ante esos síntomas y aunque se tome la aspirina es preciso llamar rápidamente al 112.

4.-SI NOS ADENTRAMOS EN UNA CORRIENTE DE AGUA
Es muy frecuente que, nadando en mares, ríos y pantanos (estos dos últimos son más peligrosos) nos encontremos que, a pesar de nadar hacia la orilla, no conseguimos avanzar y el “agua nos lleve hacia dentro”.  En estos casos es esencial, para llegar sano y salvo a la orilla tener presente lo siguiente” si nos encontramos en este caso, o vemos a alguien en esta situación DEBEMOS NADAR EN PARALELO A LA ORILLA, NUNCA HACIA LA ORILLA. Al nadar en paralelo, notaremos que, en un determinado momento, salimos de la corriente y que podemos ir nadando a la orilla. Si nadamos DENTRO DE LA CORRIENTE” jamás llegaremos a alcanzar la orilla, nuestras fuerzas se agotarán en vano.

5.- CÓMO ACTUAR ANTE UNA CAÍDA
Aunque los adultos también nos caemos, nuestros hijos, dadas sus constantes “carreras, piruetas, saltos y “desconocimiento de riegos y peligros” se caen más veces ( incluso varias al día, ¿ verdad? ). Bueno, pues ante una caída, lo primero sería comprobar y descartar que no ha habido golpe en la cabeza. Si lo hubiera, es importante ver si hay algún tipo de herida abierta o hematoma (“chichón). En ambos casos, hay que mantener la calma y transmitirla al niño o niña. Le preguntaremos si le duele, cuánto del uno al diez, si está mareado, si tiene nauseas (mientras le preguntamos todo esto, observaremos si el niño/a responde de manera  “coherente”. De la misma manera, y a la vez que hacemos esto, taponaremos la herida con una venda ( o una prenda limpia) y pondremos hielo ( siempre envuelto ) en la zona del golpe. Si el niño/a aludiera a dolor excesivo, mareo, nauseas, visión borrosa deberemos llevarle a urgencias, para una exploración y valoración.

 6.- PICADURA DE UN INSECTO, MEDUSA,…
Aquí es preciso “olvidarse de remedios de antaño” (poner barro y otros). Si llevamos un tubito de la crema que venden hoy, en cualquier farmacia, lo podremos (de verdad funciona) y llevaremos al niño/a un médico o al puesto de socorro de la playa, piscina, etc. Allí valorarán la necesidad de tomar alguna otra medida.

Si no disponemos de la crema aludida, podremos poner hielo (siempre envuelto). No conviene (salvo que sepamos hacerlo correctamente) que intentemos sacar el aguijón o el veneno. Esto lo harán los profesionales.

HASTA AQUÍ LOS PRIMEROS CONSEJOS.

MI TEXTO QUEDA ABIERTO A SUGERENCIAS, COMENTARIOS, CORRECCIONES Y PREGUNTAS.

Y…MEJOR QUE NO HAGA FALTA PONERLOS EN PRÁCTICA

¡ BUENAS VACACIONES A TODOS ¡!

 
 

Isabel Barceló

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s